Recomendaciones del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI) para el manejo de los pacientes y salas de Hemodinamia e Intervencionismo

Ante los acontecimientos de público conocimiento vinculados al COVID-19, acercamos estas recomendaciones basadas en las sugerencias de la Sociedad Española de Cardiología, American College of Cardiology y el Ministerio de Salud de la Nación Argentina.

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Espaciar los turnos. Dar turnos con no menos de 1:30 horas entre cada paciente.
  • Solicitar la presencia de 1 solo familiar por paciente.
  • Todos los pacientes deben utilizar barbijos, desde su entrada al servicio hasta la salida del centro de salud.
  • Limpiar zona de recepción de los pacientes, teléfonos, teclados, picaportes, cambiadores con una frecuencia de 30 minutos utilizando las diluciones recomendadas por MSN de lavandina u alcohol.
  • Se recomienda que la limpieza se realice al menos 30 minutos tras el procedimiento, no inmediatamente, para que el aerosol se haya depositado.
  • Mantener distancia de al menos 1 metro entre el personal y los pacientes/familiares.
  • No tomar mate.
  • Evitar saludos de contacto o contacto innecesario.
  • Recomendar a los pacientes mayores de 65 años y/o grupos de mayor riesgo, reprogramar los turnos.
  • En los pacientes con sintomatología respiratoria, fiebre, y/o confirmación de COVID-19, se recomienda realizar intervenciones diagnósticas y/o terapéuticas exclusivamente a aquellos con criterio de emergencia/urgencia.
  • El personal deberá utilizar los elementos de protección personal apropiados que incluye: camisolín quirúrgico, guantes, antiparras y máscara tipo N95.
  • En aquellos pacientes cursando un síndrome coronario agudo con supradesnivel del ST (SCACEST) y confirmación de infección por COVID-19, se deberá balancear el riesgo de exposición del personal y el beneficio del paciente. La fibrinolisis podría ser considerada una opción válida en pacientes relativamente estables con SCACEST e infección activa por COVID-19. El personal deberá utilizar los elementos de protección personal apropiados que incluye: camisolín quirúrgico, guantes, antiparras y máscara tipo N95.
  • En pacientes cursando un síndrome coronario agudo sin elevación del ST (SCASEST) y sospecha de infección por COVID-19, se deberá programar el caso con la debida anticipación de manera de poder realizar los tests necesarios para confirmar o descartar el diagnóstico. Pacientes apropiadamente seleccionados con infección por COVID-19 y SCASEST podrían recibir manejo conservador basado en el perfil de riesgo del paciente.
  • Algunos reportes sugieren el desarrollo de injuria miocárdica aguda hasta en un 7% de los pacientes con COVID-19 (infarto de miocardio Tipo 2 o miocarditis). Es importante diferenciar entre estas formas de daño miocárdico y un daño primario (SCACEST), considerando diferir el manejo invasivo en los primeros casos, especialmente si trata de pacientes estables.

ABORDAJE DEL PACIENTE ANTES DE SU ENTRADA A LA SALA DE HEMODINAMIA Y ELECTROFISIOLOGÍA

  • La máxima coordinación para minimizar tiempos de espera previa al procedimiento o tras el procedimiento en la zona de espera.
  • Todos los pacientes deben usar barbijos durante la espera.
  • Se debe interrogar a todos los pacientes por síntomas respiratorios o fiebre o contactos cercanos antes de entrar a la sala; también se recomienda tomar la temperatura a todos los enfermos.

ABORDAJE DEL PACIENTE SIN CONFIRMACIÓN DE INFECCIÓN POR COVID-19

  • Ante la coyuntura actual y la posibilidad de tener que tratar pacientes asintomáticos o no diagnosticados, recomendamos extremar las medidas de protección. Considerar los procedimientos que impliquen la manipulación de la vía aérea y/o esofágica de muy alto riesgo.
  • Se recomienda:
    • Paciente: barbijo antes de entrar a la sala.
    • Médica/o y enfermera/o: lavado de manos, bata estéril e impermeable, guantes estériles, gafas de protección radiológica, gorro que cubra el pelo y barbijo.
    • Cardióloga/o o enfermera/o circulante: guantes, gorro y barbijo.

En pacientes con síntomas respiratorios en zonas de transmisión comunitaria, los pacientes con contactos confirmados o los pacientes que se prevea que pueden requerir ecocardiografía transesofágica, ventilación manual, intubación u otra manipulación de la vía aérea se recomienda idéntico abordaje que en los casos en investigación o confirmados de COVID-19 en lo que respecta a la prevención de contagios.

ABORDAJE DEL PACIENTE CON SOSPECHA O CONFIRMACIÓN DE COVID-19

  • Considerar los procedimientos que impliquen la manipulación de la vía aérea y/o esofágica de muy alto riesgo.
  • Sólo el personal imprescindible debe entrar a la sala.
  • Las puertas permanecerán cerradas en todo momento.
  • Preparar los fármacos antes de la entrada del paciente a la sala.
  • Se debe evitar salir de la sala con equipamiento contaminado (ej. bata, guantes, barbijo, etc.) para recolectar material (ej. stents, catéteres, etc.) por lo que se debería prever en la medida de lo posible el material necesario.

MATERIAL

  • Paciente: barbijos. Es importante destacar que los barbijos comunes son de protección personal, no de barrera. El aire que se expulsa por estos está contaminado, por lo no se debe poner estos barbijos al paciente infectado. El paciente portará barbijo que actúa como barrera de las secreciones.
  • Médica/o y enfermera/o: lavado de manos, bata reforzada impermeable con puño (si la bata no es impermeable, se deberá añadir un delantal de plástico), gafas antisalpicadura o gafas convencionales y pantalla, gorro y barbijo FFP2 en caso de disponibilidad.
  • Cardióloga/o o enfermera/o circulante: guantes, gorro, bata impermeable y mascarilla FFP2 (en caso de disponibilidad).

NORMAS DE MOVILIZACIÓN DEL PACIENTE DE LA CAMILLA A LA MESA DEL QUIRÓFANO

  • El personal encargado de pasar a un paciente con COVID-19 de la camilla a la mesa del quirófano debe llevar puesto previamente el equipo de protección individual, incluyendo bata impermeable a los fluidos, guantes que cubran el puño, gafas y barbijos FFP2 (si está disponible). Al acabar la transferencia, se debe desvestir como se indica a continuación, recordando no quitarse nunca el barbijo mientras se encuentre dentro de la sala.
    Importante: la bata y los guantes contaminados (los externos) nunca deben salir de la sala. Nunca se debe estar dentro de la sala sin barbijo. El barbijo siempre se pone antes de entrar en la sala y no se retira hasta después de salir.

LIMPIEZA DE LA SALA

  • Limpieza de la sala de acuerdo con los procedimientos específicos para aislamiento de contacto y por gotas de cada centro. Por ejemplo, con hipoclorito sódico con concentración 1.000 partes por millón, dejándolo 5 minutos en contacto con la superficie.
  • El personal de limpieza deberá ir con equipos de protección individual.
  • Se recomienda que la limpieza se realice al menos 30 minutos tras el procedimiento, no inmediatamente, para que el aerosol se haya depositado.

SITUACIONES ESPECIALES: pacientes graves

  • En caso de precisar oxígeno, se recomienda colocar mascarilla por encima. Se desaconseja el uso de nebulizadores en pacientes con COVID-19 y también la ventilación no invasiva con presión positiva (tipo continuous positive airway pressure [CPAP] o bilevel positive airway pressure [BiPAP]). Si llegado el caso el paciente requiere intubación y ventilación mecánica o reanimación cardiopulmonar, se deben extremar las medidas de prevención por el elevado riesgo de liberación de gotas.