Día Mundial Sin Tabaco

El Tabaco, una industria peligrosa

El tabaco mata en el mundo a más de 8 millones de personas cada año. Alrededor de 7 millones de esas muertes se deben al consumo directo, pero no hay que olvidar que 1,2 millones de NO FUMADORES mueren debido al humo ajeno al que están expuestos. 

Ya es ampliamente conocido que el tabaquismo es un factor de riesgo para muchas infecciones respiratorias y que a su vez aumenta la gravedad de éstas. Es más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que ya habría evidencia para pensar que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19 en comparación con los no fumadores. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias (enfisema, EPOC) y la diabetes, enfermedades que agregan a su vez mayor riesgo de desarrollar formas graves de COVID-19.

Durante la actual pandemia, las empresas tabacaleras continúan con sus estrategias de marketing publicitando artículos muy vinculados a la prevención de la COVID-19, pero escondiendo mensajes que distan de la real protección de la salud llegando por ejemplo a ofrecer gratuitamente y a domicilio barbijos con publicidad de sus productos y presionando a los estados para que estos sean considerados “esenciales”. 

Cada año, invierten más de US$ 9.000 millones en publicidad dirigida al público juvenil con el objetivo de ir reemplazando los 8 millones de usuarios que fallecen por su consumo, buscando expandirse en la sociedad por medios audiovisuales y redes sociales con mensajes que llegan a verse más de 25.000 millones de veces. Parece ilógico que los mismos gobiernos que destinan enormes presupuestos a polìticas de salud pública, permitan que estas empresas generen daños de tal magnitud.

“Es fundamental educar a los jóvenes, porque casi 9 de cada 10 fumadores se inician en el hábito antes de cumplir 18 años. Queremos trasmitir a la población de esta edad los conocimientos necesarios para que levanten su voz contra las manipulaciones de la industria tabacalera” explica Ruediger Krech, Director del Departamento de Promoción de la Salud de la OMS.

La Organización Mundial de la Salud hace este año un llamado a todos los sectores a sumarse a la campaña de lucha contra las estrategias de comercialización tabacalera dirigidas a niños y jóvenes proponiendo lo siguiente:

  • A las escuelas, que se nieguen a toda forma de patrocinio y que prohíban que los representantes de las empresas que comercializan productos de tabaco y de nicotina hablen con los estudiantes.
  • A las personas famosas e influyentes, que rechacen toda oferta de patrocinio que se les pueda proponer.
  •  A las cadenas de televisión y las plataformas audiovisuales en línea, que dejen de mostrar en pantalla a personas que consumen tabaco o cigarrillos electrónicos.
  • A las plataformas de redes sociales, que no incluyan publicidad sobre el tabaco y sobre productos similares, y que prohíban que la hagan los canales de influentes (en inglés, influencers).
  •  A las administraciones públicas y el sector financiero, que no tengan vínculos con la industria tabacalera y con empresas relacionadas con ella.
  •  A los gobiernos, que prohíban toda forma de publicidad, patrocinio y promoción de las empresas tabacaleras.

dia-mundial-sin_tabaco-caci-2020

El Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas se suma a esa lucha promoviendo conductas saludables para la población general, y en especial para la población de mayor riesgo cardiovascular, brindando a los interesados la información disponible sobre estrategias de tratamientos y prevención de esta “pandemia legal”. Generemos espacios libres de humo que protejan la salud y salven vidas. La lucha contra el tabaco debe ser una prioridad de todos.

Fuentes: