1logo-dmc.jpgDÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN
29 DE SEPTIEMBRE

¿Qué es la enfermedad cardiovascular?
Es la PRINCIPAL causa de MUERTE en el mundo.

Es llamativo como el impacto visual y emocional que generan ciertas situaciones, sumado a su amplia difusión en los medios de comunicación, nos llevan a tomar precauciones (lógicas) para evitar atravesarlas nosotros mismos. Un ejemplo claro sucede con los accidentes de tránsito. Nadie duda hoy en día en usar el cinturón de seguridad al subir a un automóvil dado que la cantidad de muertes por accidentes en nuestro país es realmente alarmante y asciende a 7.274 personas durante el año 2018. Pero ¿qué pasa con la enfermedad cardiovascular?

Alrededor de 17,9 millones de personas mueren CADA AÑO en el mundo por enfermedades cardiovasculares, incluyendo las patologías cardíacas, cerebrales y del sistema circulatorio. Y los números siguen en aumento. 

La prevalencia es notablemente mayor en los países de medios y bajos ingresos (80% de las muertes por ECV del mundo) debido a la falta de recursos económicos para gestionar alimentos de buena calidad, pero fundamentalmente a causa del deterioro educativo de la población y el escaso presupuesto dedicado a la promoción de conductas saludables.
Tan relevante es el aspecto educativo que hoy el problema compromete hasta a los más pequeños. Según datos de la OMS, hoy en día, 42 millones de niños con menos de 5 años de edad sufren de sobrepeso u obesidad. De mantenerse las tendencias de las últimas décadas, se calcula que podría haber alrededor de 70 millones de niños en esa condición para el año 2025. ¿Cuáles son los efectos de esta situación? Más años de prevalencia de factores de riesgo, ya que se presentan desde más jóvenes, mayor incidencia de infarto de miocardio y stroke, y descenso de la edad promedio en que se manifiestan estas afecciones produciendo mayor repercusión en términos sociales y económicos.

En argentina todavía no contamos con estadísticas detalladas y confiables sobre esta problemática, sin mencionar que no solo vivimos en una economía emergente en crisis permanente, sino también en una situación emocional y social de crisis que se perpetúa a lo largo de décadas.
Es ampliamente conocido el rol del stress como uno de los factores de riesgo más importantes en el contexto de la enfermedad cardiovascular pero, ¿Qué hacemos para prevenirlo?

El problema es complejo, pero la primera dificultad que tenemos es reconocerlo y abandonar la actitud contemplativa.

Por eso, bajo el lema "Sé un héroe del corazón", la Federación Mundial del Corazón (WHF - World Heart Federation) celebra a nivel mundial, el 29 de Septiembre de cada año, el Día Mundial del Corazón, y en esta oportunidad nos invita a tomar un rol protagónico y prometer realizar al menos 1 conducta activa en relación a la protección de nuestra propia salud, ya sea controlar nuestra presión arterial, dejar de fumar, comer sano o realizar ejercicio; y compartir esta promesa en redes sociales con el fin de inspirar y comprometer a los que nos rodean en la misma dirección.

dia-mundial-del-corazon-2019.jpg

Nuestro rol como profesionales y como parte de una sociedad científica como el CACI, es promover y estimular los hábitos de vida saludables, concientizar y educar a la población sobre los efectos deletéreos de esta enfermedad. Para lograr estos objetivos, es fundamental estimular la visita al cardiólogo, quien realizará una evaluación integral a fin de orientar los estudios necesarios y las indicaciones adecuadas en función de la situación específica de cada paciente. Una consulta a tiempo permite una precoz detección y tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular.


Recomendaciones simples para una vida más saludable:

  • Realizar algún deporte al aire libre con su familia puede actuar beneficiosamente como actividad física y como promoción de conductas saludables para los menores.
  • Use las escaleras cuando sea posible en lugar del ascensor.
  • Elija ir caminando o en bicicleta a su lugar de trabajo si fuera posible.
  • Si se moviliza en transporte público, intente descender del mismo una parada antes del lugar de destino y camine el trayecto restante.
  • Evite la sal, el azúcar y las grasas trans y saturadas en su dieta.
  • Pruebe los alimentos antes de agregarles sal.
  • Trate de consumir una dieta balanceada en frutas y verduras.
  • No es necesario eliminar de la dieta alimentos que disfruta, con reducir sus porciones e incorporar alimentos de mejor calidad nutritiva y menos cantidad de calorías estaremos obteniendo un importante beneficio.
  • Diga NO al consumo de cigarrillo en lugares cerrados. Cada año mueren 600.000 personas no fumadoras por exposición al humo del tabaco.
  • Evite los "alimentos rápidos" (fast food) en la dieta de sus niños, la obesidad infantil es una realidad actual y será un serio problema en las próximas décadas.

Más información en www.world-heart-federation.org