DÍA DE LA RADIOPROTECCIÓN

15 de abril: DÍA DE LA PROTECCIÓN RADIOLÓGICA 
El 15 de abril fue elegido por las sociedades de radioprotección afiliadas a la Federación de Sociedades de Protección Radiológica de Latinoamérica y el Caribe (FRALC) para celebrar el Día de la Protección Radiológica, en homenaje a Dan Beninson (Miembro Fundador de la Sociedad Argentina de Radioprotección) y conmemoración del otorgamiento del Premio Sievert, máxima distinción internacional de la especialidad.
La protección radiológica estudia los efectos de las dosis producidas por las radiaciones ionizantes y los procedimientos para proteger a los seres vivos de sus efectos nocivos, siendo su objetivo principal los seres humanos. La radioprotección establece los criterios y principios para el uso seguro de las radiaciones ionizantes.
Todo individuo está, a lo largo de su vida, expuesto a pequeñas cantidades de diversas radiaciones, que corresponden a las radiaciones de fuentes naturales, por ejemplo, las tripulaciones de las líneas aéreas están consideradas en las normativas internacionales como personas expuestas ocupacionalmente, ya que su trabajo se realiza en un lugar donde hay muchas más dosis de radiación, por eso no hacen realizan más de determinada cantidad de vuelos transpolares por año y eligiendo la ruta. Por otra parte, la población está además expuesta a fuentes artificiales de irradiación, de las cuales el 95% está relacionado a la utilización de equipos médicos con la finalidad de realizar procedimientos de diagnóstico (tomografías, angiografías, radiografías y estudios de medicina nuclear, entre otros) o a tratamientos de diversas enfermedades.
En los últimos años, casi se duplicó el número de exámenes que utilizan rayos X. Así, se pasó de 5,5 millones de estudios por día en 2000 a 9,9 millones de procedimientos por jornada a nivel mundial actualmente, de acuerdo con los datos aportados por el Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR).
 
Es por esto, que en el marco del Día Internacional de la Protección Radiológica, recordamos:
 
Las reglas de la protección radiológica
Cuadro
Desde el CACI sostenemos que el personal de la salud debe tener una mayor conciencia de las medidas preventivas al momento de realizar estudios mediante rayos X. 
Acercamos una serie de recomendaciones a tener en cuenta:
- Tenemos el deber de conocer mínimamente los mecanismos a través de los cuales las radiaciones actúan sobre los seres vivos.
- Es necesario comprender el funcionamiento de nuestro angiógrado y verificar su correcto funcionamiento.
- Debemos conocer los límites de dosis para el profesional expuesto y los niveles de referencia (NDR) para los pacientes.
- Los profesionales expuestos deben utilizar los dosímetros personales.. Se recomienda la utilización de al menos dos dosímetros: uno por enciam del delantal plomado y otro por debajo. Es importante evaluar las dosis mensualmente y que la vigilancia de las mismas sea llevada a cabo por un especialista calificado (físico médico). 
-  Debemos utilizar los elementos de radioprotección personales y de la sala (polllera plomada, mampara suspendida, etc.). A su vez, es fundamental verificar el estado de los elementos de protección personal y guardarlos siempre colgados (no doblados).
- Es importante preguntar siempre al paciente por la posibilidad de embarazo.
- Variar las proyecciones en procedimientos prologados.
- Pesquisar siempre la posibilidad de lesiones producidas por radiaciones en el control de pacientes.
- Optimizar los procedimientos diagnósticos y terapéuticos.
- Explicar al paciente mediante consentimientos informados la posibilidad de efectos secundarios por radiaciones ionizantes (consulte los consentimientos informados en nuestro sitio) y realizar el seguimiento correspondiente en quienes se consideren que hayan sido sobre expuestos.
En caso de situaciones supuestas de sobre exposición del paciente y/o del staff médico, consultar en forma inmediata a los especialistas en la materia (Comisión de Radioprotección CACI).
 
El Ministerio de Salud de la Nación y los de cada provincia habilitan las salas donde se realizan cateterismos cardíacos y periféricos en todo el país, mientras que el CACI lleva adelante una intensa tarea de control de las salas en que se efectúan los procedimientos de la especialidad, acreditando las salas solo después de comprobar el estricto cumplimiento de las condiciones de bioseguridad de las mismas, velando por el buen funcionamiento de estos equipos en cuanto a calidad de imágenes y cantidad de rayos emitidos. La lista de estas salas acreditadas puede consultarse desde AQUÍ.